Ticker

6/recent/ticker-posts

«Dios está ganando», dice misionero cristiano que fue premiado por presidente musulmán de Pakistán

 Un misionero cristiano fue honrado y homenajeado por las principales autoridades de Pakistán tras una labor exitosa de predicación en ese país, de creencia islámica.



Leif Hetland, quien dirige “Global Missions Awareness” y ha tenido la oportunidad de predicar desde las regiones más oscuras en el mundo, recibió el “Premio Internacional de la Paz” de parte del presidente de Pakistán, Arif Alvi, en medio de un evento interreligioso en la ciudad de Islamabad.

«¡Fue un gran honor! Fui el primero en recibir este premio. Fue una experiencia extraordinaria”, expresó Hetland en Instagram.

Dentro de la Conferencia Internacional de Paz Interreligiosa, recibió un gran homenaje presenciado por líderes de otras creencias como el Islam, el Hinduismo y otras más; allí se destacó la importancia de la libertad religiosa en todos los países bajo el lema “El respeto por la humanidad y su importancia”.

“Hay algo único que Dios está haciendo esta temporada y es hora de enfocarse en lo que Jesús está haciendo y nunca distraerse con lo que el enemigo está haciendo porque Dios está ganando”, aseguró Leif por medio de un vídeo que grabó luego del evento.

Cuando fue el turno de Hetland para brindar su discurso, él aseguró que es el amor lo que une a las personas y que es muy esencial para el mundo en el que todos vivimos.

La labor del misionero dentro de Pakistán ha sido una de las más impactantes dentro del país, ya que se conoce que más de un millón de personas han alcanzado la salvación por medio de su trabajo misionero; allí se le conoce como “el Embajador del Amor”.

Sentimos gozo de saber que la labor evangelística, que primeramente es hecha con amor para el Señor, sea reconocida además de Dios por líderes de otras culturas que muchas veces son contrarios u opositores de la fe cristiana.

Animamos a nuestros hermanos en todo el mundo a levantarse y proclamar las buenas nuevas del evangelio, mostrando y entregando el amor de Cristo a fin de que su reino se establezca en la tierra, Amén.