Ticker

6/recent/ticker-posts

Jesús restauró su vida después de años de sufrir acoso, abuso sexual y violación

 La infancia de Donna Sleep ya daba señales de que su vida sería problemática. A pesar de asistir a una escuela e iglesia católica, aunque no era de familia cristiana, sufría de ansiedad por la difícil convivencia de sus padres.


Cuando era adolescente , las cosas empeoraron. La violencia como la intimidación , el abuso sexual y la violación se han vuelto comunes. «Me deprimía, tenía pensamientos suicidas frecuentes y me lastimaba para lidiar con el dolor de la vida cotidiana», recuerda.

El sufrimiento de Donna hizo que quisiera morir, pero Dios tenía un plan nuevo y diferente para ella. «Cuando tenía poco más de 20 años, estaba sentada en el piso de mi habitación, tomando píldora tras píldora, cuando de repente escuché una voz que decía: ¡Detente ahora, Donna!».

Ella dice que obedecer esa voz le salvó la vida. «Sabía en mi corazón que era el Señor quien me hablaba y necesitaba invitarlo de nuevo a mi vida», dice.

«Empecé a volver a la iglesia, lo cual fue bueno al principio, y comencé a trabajar como voluntaria en una escuela local, y finalmente trabajé allí como asistente de enseñanza. Sin embargo, desarrollé un trastorno de estrés postraumático complejo (TEPT) como resultado de mi abuso, y mi mente se llenó una vez más de oscuridad».

Las crisis de Donna le hicieron perder su trabajo. «El equipo de salud mental me diagnosticó ansiedad crónica y un trastorno de personalidad emocionalmente inestable», dice.

«Pasaron algunos años y simplemente contaba los días y luchaba para hacer frente a la vida cotidiana. Eventualmente, decidí que no podía soportar más el dolor. Los pensamientos suicidas se convirtieron en un plan en acción», recuerda.