Ticker

6/recent/ticker-posts

113 iglesias en Ucrania fueron destruidas por bombardeos en Rusia, pero su fe ha crecido como nunca

 Alrededor de unas 113 iglesias han sido destruidas desde que comenzó la invasión en Ucrania, así lo confirmó el mandatario de ese país.


Desde el 24 de Febrero más de 100 iglesias han sido destruidas a causa de los bombardeos y destrucciones que ha provocado la guerra iniciada por el líder ruso, Vladimir Putin; dicho informe fue presentado por el presidente Zelensky en la noche del pasado sábado.

En el discurso, aseguró que las iglesias más antiguas del país fueron destruidas, éstas pudieron resistir la Segunda Guerra Mundial pero no este nuevo ataque al país.

“También están los que se construyeron después de 1991. La reconstrucción del ‘Skete de Todos los Santos’ en Sviatohirsk Lavra comenzó en 2001. El 10 de junio sería otro aniversario del inicio de la construcción”, dijo él.

Las informaciones dadas por CNN, la iglesia de Todos los Santos (Skete of All Saints) en Sviatohirsk Lavra fue destruida ese mismo sábado por un bombardeo ruso; según Zelensky, esta no es la primera vez que ocurre un ataque en esa localidad.

“Tres monjes Lavra fueron asesinados por los bombardeos rusos el miércoles. Los servicios se llevan a cabo en el sótano”, detalló el presidente.

Además de eso, afirmó que los sonidos de la artillería rusa entrando a Lavra son constantes en la localidad; aseguró que no se detuvieron aunque sabían que tal lugar pertenece aun la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, la cual aún tiene lazos con su semejante en Rusia.

“El ejército ruso puede dejar de quemar iglesias. El ejército ruso puede dejar de destruir ciudades. El ejército ruso puede dejar de matar niños. Si la misma persona en Moscú da tal orden. Y el hecho de que tal orden aún no exista es una evidente humillación para el mundo entero”, expresó.

Pero, eso no es un factor que pueda detener el crecimiento de la fe en el país, ya que en este tiempo se ha visto a muchas personas volver sus corazones a los pies de Cristo y rendirse en las manos de Dios.